Bambú

 

bambu-mini

Podía haber cogido el teléfono?… si
Habría servido para algo?…. no
Te habría podido ayudar en algo?… no

Crueldad?…..

No, creo que en estos momentos te estoy dando lo mejor de mi, si, aunque parezca un contrasentido, pues te estoy permitiendo bucear en tu dolor, ese dolor vital que llevas tantos años arrastrando y antes o despues te llega la ocasión en la que hay que enfrentarse a el sin acompañante, pues la compañía en ese momento solo es una pipa de opio, calma el dolor y adormece el alma.

Quizás -y esto solo tu lo has de averiguar- este es el sentido de que nuestros caminos se hayan cruzado en este lugar del tiempo y en este estado de pseudo-realidad.

Si, creo que has estado huyendo demasiado de el temor a la depresión, haciéndote coletas en las ideas, maquillándo las palabras, ensortijando los sentidos, cayendo en una especie de nihilismo vital.

Es justo y es necesario a veces actuar así, la vida a veces duele demasiado y nos negamos el dolor emborrachándonos de ella, es humano y el paso previo a un salto al vacío, si, al vacío.

Vacío que no es vertiginoso, ni doloroso, ni tan siquiera marea, solo mientras se piensa.

Vacio que es el estado natural del HOMBRE, vacuidad del Ser, meta del zen y demás tradiciones sagradas.

Vacio que no significa perdida, sino re-encuentro con la propia esencia.

Vacio que significa desapego de las propias emociones -esas que nos arrastran y nos envuelven cual remolinos, haciéndonos girar sin sentido- permitiéndonos objetivar nuestro espacio vital, nuestra no meta, nuestro no deseo… nuestra re-integración absoluta en un todo meta-personal.

Eres una persona culta y como tal sometida a los dictados de la mente…. cadenas.
Eres una persona sensible y como tal sometida a la vorágine de las emociones… cadenas.
Eres una bella persona y como tal sometida a los dictados de la conciencia… cadenas.
Eres un niñ0/a asustado/a que para no sufrir no para de reír.

Levanta la mirada, no tengas miedo de mirar al Sol….. forma parte de ti.
Levanta la mirada, no huyas del brillo de las estrellas…… son tus ojos.
Levántate y anda, erguido/a, orgulloso/a, consciente, con una armadura impecable, brillante, que no esconde, que resplandece y puede guiar con su luz a las almas perdidas….. como?….. solo SIENDO.

Sin emociones, pero con emoción, sin pensamientos, pero consciente, sin deseos, pero alcanzando……. solo SÉ.

No tienes nada que curar, ni emociones, ni pensamientos, ni culpas-recuerdos.
Nada que perdonar, por que todo lo que sucedió, todos los que sucedieron, te han traído al punto de re-encuentro.

Vive sin querer ser feliz, solo deja que la felicidad, la alegría, el equilibrio armónico te traspase.

Desde que te vi me recordaste al árbol que agarrándose a la realidad de la tierra se enfrenta a la tormenta con su porte noble y orgulloso, resistiendo los embates del viento una y otra vez, al principio solo, después con la ayuda del jardinero que tiende unos cables para apuntalarlo, mas tarde con el apoyo de unas rocas de realidad en las que enlazar sus raíces……. y mientras a su lado un simple junco ve pasar el tiempo, las horas, los días, plegándose, flexibilizándose, incluso pareciendo a veces que se esconde y se parte, pero siempre retorna cuando cesa la tormenta. Sabe vivirla.

Al cabo del tiempo el árbol se agota, -ya no hay remedios de jardinero-, por el rabillo del ojo observa que nadie apoyó al junco y sigue allí.

Hasta que un día un simple soplo de aire le hace caer de puro agotamiento y mientras cae, su ultima mirada es para el junco que juguetea alegremente con el sonido de ese aire que para el trajo la muerte, la muerte?… no, solo el sueño de los justos. Mientras, de su tronco van apareciendo pequeños juncos que acompañan y resuenan con su viejo amigo. El árbol re-nació con una nueva mirada, -el aire no era su enemigo-, una gota de agua recorre su nuevo porte, captada del rocío de la mañana, mientras se hace consciente de que nunca, nunca tuvo mas enemigo que su miedo a ser derribado.

Has encontrado un amigo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *