namaste

“significa que yo saludo a la luz de Dios que está en ti. de hecho, significa que la luz de Dios en mí saluda la luz de Dios en ti. pero tú sabes que no hay ninguna diferencia en la luz de Dios que está en mí, que es igual a la luz de Dios que está en ti. y ya que los saludos sólo se realizan entre dos entidades separadas, es bueno para nosotros no hablar en absoluto de saludos. sino decir que la luz de Dios en nosotros celebra su presencia eternamente en nuestros corazones.”

aunque lo anterior pertenece a una novela de fady bahig, llamada The Journey of The Fool y la dice un gurú ficticio llamado Sri Bakashananda, no deja de ser una metáfora muy acertada y cercana al significado esotérico de la palabra Námaste.

es un mudra que en el budismo e hinduismo representa y constituye la unión de lo divino y lo humano, y por lo tanto es un gesto de comunión.
en el cristianismo, es una posición que lleva también a la comunión con lo divino, aunque los literalistas, como en tantas otras cosas, lo han desvirtuado dejándolo en una posición de petición y/o sumisión.

fisiológicamente en cada mano, como en cada lado del cuerpo, está representado uno de los dos hemisferios cerebrales. Por esto la unión de ambas manos en este gesto equilibra el organismo de un modo suave y puede ser eficaz en todas aquellas patologías que tienen como origen un desequilibrio entre ambos hemisferios.

otros matices y/o significados, no menos importantes son:

lo mejor de mí te saluda.
el Dios en mí ve y honra al Dios en ti.
pueda el Dios dentro de ti, bendecirte.
lo divino en mí saluda a lo divino en ti.1
veo el bien en ti, porque sé del bien en mí.2
yo saludo ese lugar donde tú y yo somos uno.
yo honro al espíritu en ti que también está en mí.3
mi energía más alta saluda a tu energía más alta.
te saludo con reverencia no a ti, sino a tu interior.
mi Cristo interior bendice y saluda a tu Cristo interior.
adoro a tu verdad interna (no refiriéndome a ti como un ego).
el espíritu en mí se encuentra identificado con el espíritu presente en ti.
mi saludo reconoce la igualdad de todos, y rinde honor a la santidad e interconexión entre todos, así como a la fuente de esa unión.
yo reconozco que dentro de cada uno de nosotros hay un lugar donde mora la Divinidad, y cuando nosotros estamos en ese lugar, nosotros somos uno solo.
yo honro ese lugar en ti en donde habita el universo entero, yo honro ese lugar en ti que es un lugar de amor, de verdad, de luz. y sé que cuando tú estás en ese lugar dentro de ti, y yo estoy en ese lugar dentro de mí, tú y yo somos uno solo.

estos últimos significados, aunque no se ajusten literalmente a su esencia original, no son menos importantes.
se han ido definiendo a lo largo de los siglos tanto en oriente como, sobre todo, en occidente dentro de comunidades basadas en la práctica del yoga, en la filosofía nueva era… y todas tienen algo en común: la buena voluntad y el amor de aquellos que las han usado. ¿qué mayor reflejo de lo divino?.

 

Námaste.

Una respuesta a “namaste”

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *