¡Pues claro que me equivoco!

 

Y me caigo y me levanto, y miro y siento vergüenza. Me enfado y desespero, pataleo para crecer y me niego y me duele, se retuerce mi ego buscando una salida en cada enfrentamiento con la verdad sobre mí misma…

Sin embargo ahí está, me obligo a mirarla tras el berrinche del encuentro con aquello que no gusta y duele, ¡es ahí compañero donde tienes que limpiar.
Como todas las limpiezas da pereza empezar porque sabes que vas a trabajar duro, tanto más cuanto más tengas pendiente, pero no te asustes, las cosas se pueden hacer de muchas maneras, por ejemplo:
Puedes comenzar a poner todo patas arriba para limpiar desde el rincón más lejano y oculto, el más sucio… (para esto te vendría bien una obsidiana negra) así solo si eres muy fuerte, si no, te quedarás agotado y desalentado por el camino a la limpieza total (búsqueda de la consciencia), a veces se necesita un apoyo, alguien que te guíe o aconseje, ojo, no permitas colgarte de nadie, te pueden ayudar, pero nadie puede hacer el trabajo por ti, eso es mentira. Aunque esta búsqueda es muy, muy dura a su vez es muy muy eficaz si es realmente sincera, porque también es profunda.

Se puede ir limpiando poco a poco, uso muy recomendable para la mayoría de la gente, puesto que te permite ir quitando los bultos que tienes más recientes, desechando, limpiando y apartando, ir abriendo las ventanas a las que se va llegando, tirando lo que no vale, abrir las puertas que están cerradas y así llegar a ese oscuro rincón, el de la última puerta, parando de vez en cuando para tomar un café.
¡Ojo!, no te duermas pensando que ya está, por muy cansado que estés. Esto no termina nunca, pero cada vez queda menos, para esto te vendría muy bien el apoyo de un cuarzo.

Cada uno a su ritmo, cada cual según sus posibilidades, pero que nadie se pare pensando que ha llegado, si realmente eres un buscador, te darás cuenta de que siempre quedan cosas por pulir.
¡Adelante buscadores!

Una respuesta a “¡Pues claro que me equivoco!”

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *