Ágata de fuego

Debido a su relación con el fuego estimula la vitalidad y favorece las relaciones sexuales,es un cristal muy vinculado a la tierra por lo que su energía aporta calma seguridad, y apoyo en los tiempos difíciles.

Es un gran protector ante malas intenciones devolviendo el daño a su origen para la comprensión del daño que se está haciendo, y es recomendable llevarla durante largos periodos de tiempo.

El Ágata de fuego trata los sistemas nerviosos endocrino y circulatorio, el estómago y los ojos, ayudando a ver mejor durante la noche.

Por su relación con el fuego alivia los sofocos y retira calor del cuerpo, y aporta vitalidad al organismo.

Ayuda a desechar deseos destructivos o ansiosos.

Aporta seguridad y disipa los miedos.

Este cristal favorece la introspección, la intuición, la meditación, la fortaleza espiritual y la evolución de la conciencia.

El Ágata de fuego elimina bloqueos etéricos energetizando el aura.

Puede utilizarse en la ayuda para tratar adicciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *