Crisocola

Crisocola000011-w300-h300

Silicato hidratado de cobre, azul turquesa o verde, vítreo graso o mate, prácticamente amorfo.

 

Se encuentra sobre todo en:

Argentina, Marruecos, Estados Unidos, Chile, Italia, Rusia, Gran Bretaña, Zaire.

Tiene una energía que provoca afinidad a la amistad, la paz, el bienestar y la confianza, es femenina por naturaleza y ofrece apoyo.

Elimina energías negativas de la casa , beneficia las relaciones en momentos de dificultad.

Este cristal limpia los chakras, puesta en el plexo solar o Anahata positiviza la culpa y la energía emocional destructiva, en el chakra Vishuddha (garganta), mejora la capacidad de diferenciar los momentos de comunicación (facilitando esta) y los de silencio.

Beneficia en alteraciones del sistema circulatorio, sistema esquelético (huesos, articulaciones,), y calcificaciones, alivia úlceras de estómago, en afecciones cancerosas, rigidez física, alivio de fiebre y quemaduras.

Puesta sobre la garganta mejora alteraciones del tiroides, del habla, laringitis y contracturas del cuello y zona superior de la espalda.

Beneficiosa en relación al ciclo menstrual, en embarazos, partos, abortos, extirpación quirúrgica del útero (histerectomía), y para control del cáncer de útero.

Desintoxica hígado, riñones e intestino, regenera el páncreas y el tejido pulmonar.

Elimina la culpa y los miedos, propicia la armonía emocional, alivia la ira, el enfado, la irritabilidad y la agresividad, propiciando sentimientos de paz y comprensión.

Libera de las heridas emocionales aumentando la sensibilidad.

A la mujer la ayuda a ser generosa compasiva y maternal.

Fomenta la autoconfianza, el equilibrio interno, estimula el potencial interno y la creatividad.

Fomenta la capacidad de concentración, reduce la tensión mental.

Contribuye a la elevación de la conciencia.

Ayuda profesionalmente a diferenciar problemas personales de los profesionales, es afín al Aguamarina.

En terapia es recomendable situarla en el chakra del corazón, para controlar manifestaciones emocionales erróneas o desmedidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *