Espato satinado , Selenita , Rosa del desierto

Espato satinado o Selenita o Rosa del desierto000004-w300-h300

Variedad de yeso, los ejemplares más frecuentes son de colores blancos, anaranjados, marrones, y también se encuentran verdes y azules.

El Espato es translúcido con líneas y la Rosa del desierto con formas de colas de pez o de pétalos, de brillo perlado o satinado.

Se encuentra sobre todo en:

Muy abundante, Grecia , Polonia, Francia, México, Estados Unidos, Rusia, Chile…

La Selenita sirve de canal entre las energías más elevadas y la materia. Es afín al chakra coronario y al coronario superior, promueve paz profunda.

La Selenita es mas utilizada sobre los cuerpos sutiles que sobre el cuerpo físico.

Fomenta flexibilidad y facilita la alineación de la columna, además es muy benéfica para lactancia y alimentación infantil, además de desintoxicar el mercurio de los empastes dentales.

Disuelve y estabiliza las emociones hirientes.

Fomenta la comprensión.

Se utiliza en casos de confusión mental, para aclarar estos estados mentales.

Meditando con estos cristales se puede acceder a la conciencia angélica y al guía superior, cuando la Selenita es pura, ayuda a atraer el cuerpo de luz al plano material.

Una trama de Selenita en los rincones de la casa la protege de influencias externas, una gran pieza aporta paz en el lugar que se encuentre.

La Selenita marrón contribuye en procesos de sanación al planeta, la verde ayuda a superar los efectos de la edad y colabora en el bienestar común, la azul interviene en el intelecto, la paz mental la meditación y en encontrar la raíz del problema.

Magos, chamanes y alquimistas grabaron información en las estrías de la Selenita, quien sintoniza con estos cristales descubrirán la sabiduría que contienen.

Se utiliza para recibir y enviar información telepática, permite acceder a otras vidas, constatar la mejor forma de solucionar los desafíos que nos ocupan, ver pasado y presente.

Las varitas de este mineral se utilizan para desvincular entidades del aura y para evitar influencias sobre la mente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *