Tanzanita o Zoisita lavanda-azul

Tanzanita

Subvariedad de Zoisita (silicatos de aluminio y calcio), descubierto en 1967 en Tanzania, único país en el que se extrae.

 

Destaca su tricroismo, pues puede parecer azul zafiro, violeta, o verde según la orientación del cristal, su color se debe a la presencia de cromo, estroncio y vanadio, se deteriora y raya con facilidad (6,7-7 en la escala de Mohs).

De brillo vítreo ligeramente nacarado, de transparente a translúcida y opaca en algunos casos (Thulitas), cristaliza en sistema rómbico.

Muy apreciada en joyería.

Se encuentra sobre todo en:

Tanzania.

Cristal que aporta armonía, paz, estabilidad y calma.

Es uno de los cristales de limpieza psíquica más poderosos, limpia la vibración desde el Ajna chakra al plexo solar, lleva al corazón de la sexta dimensión para recibir la sanación de la voluntad, y retornar a la encarnación actual, por lo que es un cristal de transmutación.

Fomenta la expansión, facilita momentos de iniciación y equilibra los aspectos femeninos y masculinos cuando estos son extremos.

Afina con todos los chakras además de revitalizar a todos los niveles, y de gran capacidad energética, produce apertura al amor incondicional.

Ayuda en la recuperación de enfermedades graves y de importantes periodos de estrés.

Contribuye a reducir las inflamaciones, es beneficiosa para órganos internos como corazón, páncreas,y pulmones, estimula la fertilidad y las alteraciones relacionadas con testículos y ovarios, estimula la regeneración celular, por lo que aumenta también la producción de glóbulos blancos.

Trabaja a nivel de garganta, cabeza y pecho.

Se utiliza para expresar las emociones reprimidas despertando las inquietudes reales del individuo, para que los impulsos destructivos se materialicen de forma positiva.

Ayuda a manifestar el yo personal independientemente de las influencias de los demás y de la conformidad a las normas, facilita la comunicación, y nos aporta el aprendizaje que lleva a tomar la vida actual con más tranquilidad, sobre todo a aquellas personas embebidas por su trabajo.

Reorienta a la mente al objetivo de esta, tras interrupciones importantes, y ayuda a manifestar la creatividad.

Facilita estados meditativos y de alteración de conciencia, facilita la comunicación con maestros, espíritus guías, seres de luz, Devas…

Conecta con los registros akáshicos, y vincula el reino físico con la mente superior al unir el primer chakra con el chakra coronario superior, ayudando a que se produzca la comprensión espiritual.

Facilita la elevación de la conciencia, conecta con la conciencia cósmica y espiritual con la esencia del ser, nuestro ser superior, aportándonos protección espiritual y purificación.

Abre puertas a otras dimensiones y a la canalización, se relaciona con la magia y los rituales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *