El mayor milagro.

 

No te dejes encandilar por los fenómenos psíquicos, los “ataques de bienaventuranza”, los milagros. No los tomes como indicadores de que has llegado a algún lugar. No hay lugar alguno al cual tengas que llegar. Simplemente sé simple y disfruta.

Uno de los discípulos de Rinzai estaba hablando con un discípulo de otro Maestro que le decía: “Mi maestro es milagroso. Puede hacer cualquier cosa que desee. He visto muchos y grandísimos milagros hechos por él. ¿Qué tiene de especial tu Maestro, qué milagros puede hacer?
El discípulo de Rinzai dijo: “El mayor milagro que mi Maestro puede hacer, es no hacer milagros.”

 

Medita en esto:
“El mayor milagro es no hacer milagros” ya que cuando llegan los poderes milagrosos solo los débiles los usarán. Los fuertes no lo harán ya que saben que esa es otra de las trampas. La última trampa: Una vez más el mundo trata de retenerlos. Si puedes eludir las nergías psíquicas en silencio, observándolas, si puedes pasar a través de ellas sin que te aprisionen y encandilen, solo entonces habrás llegado a casa.

(Sufís. La gente del camino.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *