hijos de la luz

Jade , Jadeita , Nefrita

| 1 Comentario

Jade000005-w300-h300

Pertenece al grupo de los Silicatos.

Aunque a veces se atribuya el mismo nombre, son tres minerales distintos, el Jade es la composición de Jadeita y de Nefrita, ambos

deben estar presentes como agregados en forma de gránulos muy finos o fibras entrelazadas.

Existe un “Jade de China o Jade Nuevo” que en realidad es un mineral llamado Serpentina.

Hay en distintos colores Verde, naranja, marrón, azul, crema, lavanda, rojo, blanco.

De brillo vítreo graso, translúcido u opaco.

Se encuentra sobre todo en:

China, Estados Unidos, Italia, Rusia, Myanmar.

Gran armonizador energético muy apreciado en China, y en oriente en general, simboliza la sabiduría y las épocas de crecimiento y reposo de la naturaleza.

La llaman la reina de las gemas, porque contiene las virtudes del amor al prójimo; la modestia, el valor, la justicia y la sabiduría, el mismo Confucio recomendaba su utilización, puesto que quien se identifica con ella recibe su fuerza magnética.

También en América los aztecas utilizaban este cristal para realizar sus talismanes y sus armas.

Es símbolo de belleza, autoridad, tenacidad, y de aportar la paz que se consigue a través del conocimiento y la sabiduría, este cristal ayuda a aumentar el nivel de conciencia.

Cristal protector que atrae buena suerte y amistad, también conocido como “Piedra de la Humildad”, representa desinterés, objetividad y equilibrio.

Nos facilita un mayor conocimiento de nosotros mismos al aportar longevidad a nuestras vidas, mejora la propia existencia ayudando a liberarse de energías negativas, y aquietando la mente para poder vivir el día a día cotidiano más fácilmente.

Su vibración repele energías negativas, está vinculado con el chakra del corazón, incrementa el amor, los cuidados y aporta armonía equilibrando el ying y el yang.

La Jadeita y la Nefrita tienen las mismas propiedades curativas, existiendo pequeñas especificaciones según sus colores.

Trata los riñones (sobre todo la Nefrita), glándulas suprarrenales,elimina toxinas,y cálculos renales, trata la vesícula, el bazo, el aparato urinario y digestivo, afecciones oculares y óseas (sobre todo a nivel de la columna, pinzamientos cervicales, dorsales  y caderas), trata infecciones, epilepsia, equilibrio, gripe, migraña, neuralgia, y ayuda en casos de infertilidad y durante el parto.

Purifica la sangre, (sobre todo tomado en elixir), aumenta el sistema defensivo, ayuda a la cicatrización (sobre todo de puntos de sutura) equilibra los fluidos corporales, el proceso de ósmosis, y los componentes ácidos- alcalinos.

Suaviza las emociones, se encarga de sanar heridas emocionales profundas a través de una gran conexión emocional con la tierra, y favorece la liberación emocional, sobre todo la irritabilidad.

Es un cristal relajante, ayuda a superar traumas psíquicos de cualquier tipo, restaura la buena imagen de uno mismo y facilita la expresión.

Equilibra la personalidad equilibrando la mente y el cuerpo, ayuda a ser autónomo y autosuficiente.

Equilibra la parte mental y emocional aquieta la mente, estimula las ideas y facilita la realización de las tareas quitando a estas la carga de complejidad.

En la meditación ayuda a encontrar paz y armonizar el espíritu, da la posibilidad de conocer los errores del pasado y reorganizar el presente para evitar cargas innecesarias.

Aporta el conocimiento necesario para dejarte ser quien realmente eres.

Armoniza energía en aquel lugar que se encuentra, muy recomendable para tener en las casas, y lugares de trabajo, ya que evita tensiones energéticas, y limpia el ambiente tras la discusión.

Simboliza la buena suerte en los negocios.

Aumenta el instinto de supervivencia.

En el antiguo Egipto era utilizado por sus propiedades mágicas, se le atribuye la propiedad de alejar entidades de las zonas en las que se encuentra.

Ayuda a comprender e interpretar los sueños.

Específicamente las formas de Jade que siguen (Jades de color) mantienen las propiedades asociadas al Jade como cristal, sumándole propiedades en función del color, (frecuencia y temperatura vibracional) y a través de estos a los chakras, órganos asociados y sus somatizaciones.

Jade amarillo:

Energetiza y estimula, pero a su vez atrae sentimientos de felicidad y alegría, ayuda a comprender la conexión entre todos los seres.

Estimula los sistemas digestivo y excretores.

Jade azul:

Contribuye a realizar un proceso lento pero continuo, atrae paz, serenidad interna, reflexión.

Muy beneficioso para aquellas personas que se sienten agobiadas ante situaciones que no controlan.

Jade blanco:

Enfoca la energía de la forma mas constructiva posible, disipa distracciones, ayuda a tomar decisiones en cuanto a expresar informaciones relevantes.

Jade lavanda:

Aporta la sutileza y el recato necesario en asuntos emocionales, ayuda a establecer fronteras, alivia dolores emocionales y traumas, aporta paz interna.

Jade marrón:

Ayuda a centrarse en un nuevo entorno, asienta los procesos, conecta con la tierra produciendo comodidad y fiabilidad.

Jade naranja:

Energetiza, atrae alegría y ayuda a comprender la conexión entre todos los seres, es levemente estimulante.

Jade rojo:

Asociado con el amor es estimulante y apasionado, se asocia con el amor y con la suelta de presión, ayuda a acceder a la cólera y a liberarla de modo constructivo.

Jade verde:

Asociado con el amor es estimulante y apasionado, se asocia con el amor y con la suelta de presión, ayuda a acceder a la cólera y a liberarla de modo constructivo.

 

Licencia de Creative Commons

Un Comentario

  1. Hola, podrìan agregar el significado del jade negro??? Gracias.

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.