Con yoga, con meditación.

 

Estas palabras que nos llegan en apenas dos minutos se refieren al yoga, pero también es perfectamente encajable en la meditación.

Los niños lo viven de forma natural, al ir creciendo nos “olvidamos” y aprendemos lo que no es natural ni innato.

Después nos toca desaprender y volver a saber quienes somos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *