Sencillez.

Cuenta la historia que una vez San Francisco de Asís vio un almendro y le dijo:

“Hermano almendro, háblame de Dios”

Y el almendro floreció…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *