Cómo ayudarles, cómo ayudarnos.

Que no, que estamos tan acostumbrados a ver estas cosas que ya no nos impresionan.
Esta vez mi reflexión no pasa por volver a decir (cómo tantas veces) lo mal que está todo y lo pobrecito de los niños que se mueren tan malitos, por no comer cuando hay países que tiran toneladas de comida. ¿Nos volvemos a quedar con aquello de…? ¡qué mal está el mundo! Eso, un suspiro y a seguir.
Es cierto, necesitamos seguir viviendo sin que la culpa nos achicharre.
En principio es muy probable que nadie que esté leyendo esto sea responsable directo de que realidades como la de esta imagen estén sucediendo, entonces… ¿cómo podemos actuar la gente sensible a este tipo de cosas y que realmente queremos hacer algo por mejorar el mundo?
Continuar leyendo “Cómo ayudarles, cómo ayudarnos.”

…Y en eso llegó Jesús.

 

 

Escuchando preciosos sonidos que invitan al silencio y la reflexión, a la búsqueda de uno mismo recuerdo a un dios en el que nunca creí, al menos del que siempre dudé y nunca comprendí, ese dios del antiguo testamento.

Desde que comencé a escuchar y a leer la biblia surgieron mis primeras preguntas ¿por qué dios iba a enfrentar hermanos contra hermanos, madres con un hijo favorito en contra de su otro vástago?, ¿por qué no solo permitía, si no que alentaba y ayudaba a la masacre de pueblos enteros? ¿qué más le daba a él que Adán y Eva comieran del fruto del árbol de la ciencia del bien y del mal? ¿no tenía mala baba aquello de ponerles un paraíso con límites y castigo? ¡pues vaya un paraíso!, o ¡vaya un dios! Continuar leyendo “…Y en eso llegó Jesús.”