El abuelo meditante. Capítulo 4. (Parte 2)

 

-Bueno, con estas basta.
Carlitos miraba con el ceño fruncido.
-¿Por qué vas a matarlas?
-¿Pero no decías que daban asco?
No hubo respuesta, solo cara de enfado.
-¿Qué sientes?
-Estoy enfadado.
-¿Por qué?
-¡Porque vas a matar a las pobres lombrices que estaban tan tranquilas en la tierra, y ahora vienes tú y las tenemos que matar, pues no sé por qué tenemos que matarlas si ellas estaban allí tan tranquilas! Continuar leyendo “El abuelo meditante. Capítulo 4. (Parte 2)”