Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,

El Maestro japonés Ekido era un maestro severo y sus discípulos le temían.

Un día un discípulo estaba marcando la hora en el gong del templo, de repente se olvidó de un golpe, al ver pasar a una hermosa muchacha por la puerta del  templo se quedó absorto. Se convirtió en deseo, comenzó a seguir a la muchacha y entró en un sueño, ya no estaba allí.

En ese momento el maestro que estaba de pie detrás de él le pegó muy fuerte en la cabeza con un palo, tan fuerte, que el discípulo cayó muerto.

En Japón una de las más antiguas tradiciones era que cuando un discípulo llegaba a un Maestro le decía:

-“Mi vida y muerte son tuyas. Si quieres matarme puedes hacerlo”.

Y lo firmaba por escrito. A pesar de esta tradición, la gente comenzó a condenar a Ekido. Aún así la tradición de Ekido se convirtió en una de las más significativas de Japón. Diez de sus discípulos se iluminaron, un número infrecuente.

Después de que su discípulo murió Ekido continuó como si nada hubiera pasado. Cuadno alguien le preguntaba por ese discípulo él se reía. Él nunca dijo que algo había salido mal, que había sido un accidente, solo se reía.

¿Por qué?

Porque ese discípulo logró algo. Su cuerpo cayó, pero por dentro se volvió alerta. Su deseo, su sueño desaparecieron, todo cayó en el cuerpo, sacudido, derrumbado, en ese estado de alerta. Si se juntan alerta y muerte, la iluminación sucede.

Ekido utilizó ese momento de la muerte de una manera hermosa y el discípulo consiguió lo que había ido a buscar. Ekido era un gran artista, era un gran Maestro.

Se puede pensar que el Maestro mató a su discípulo, no es eso lo que sucedió, el discípulo tenía que morir de cualquier manera y el Maestro lo sabía. De otra manera no había necesidad de que Ekido estuviera parado detrás del discípulo mientras él golpeaba el gong, algo tan ordinario, un ritual cotidiano. ¿No tenía Ekido nada más importante que hacer?  En ese momento no había nadamás importante. La muerte del discípulo tenía que ser usada. Pero esto es un secreto interno y no podía defenderse a Ekido ante una corte con esto.

El Maestro mira profundamente dentro de ti, conoce el momento exacto de tu muerte, y si en ese momento estás entregado tu muerte puede ser usada.

Anuncios